Autor: Antonio Robles

Al otro lado del miedo

ANTONIO REGALADO

Han pasado un año y un día desde que el Parlamento de Cataluña aprobó las leyes de desconexión contra España; en realidad, son una copia de la Ley Habilitante de Hitler en 1933. Hoy, el templo de la representación de los catalanes sigue cerrado para no cumplir la sentencia del TS que le exige inhabilitar a los golpistas.

leer mas

Pablo Gómez-Juárez – Censura hasta en el fútbol

Nos encontramos en el momento más inquietante y triste de las relaciones entre Cataluña y el resto de España desde que se inició nuestra actual democracia. Cuando hablo de Cataluña y España, me refiero a sus dirigentes, a sus mandos políticos, no a sus conciudadanos. Me gusta aclarar esto porque existe un problema grave relacionado con el tratamiento que los medios de comunicación –especialmente los de Madrid– otorgan a la cuestión del proceso soberanista catalán. Suelen utilizar una terminología errónea y dañina que termina por englobar a todo el pueblo de Cataluña en las fauces mentales de ese cínico personaje llamado Carles Puigdemont.

Que nadie olvide que en Cataluña existen muchísimos catalanes que se sienten tan españoles como catalanes, que aman a Cataluña y a España a partes iguales. De lo contrario, en el Parlament no existirían los partidos constitucionalistas, ni se verían banderas de España colgadas de los balcones junto a las ‘esteladas’ (yo vi varias rojigualdas en mi visita del pasado fin de semana a la capital catalana), ni tampoco en las provincias de Barcelona y Tarragona –especialmente en ambas capitales– se estaría hablando de forma mayoritaria el castellano como sucede a día de hoy, pese a quien le pese.

No. La Cataluña real no es la que pintan Puigdemont y Junqueras. “Nacionalistas catalanes” no significa lo mismo que “catalanes” (a secas). No debemos caer en errores terminológicos desde otras zonas de la península porque estaríamos haciendo mucho daño a todos esos catalanes que nos quieren (como nosotros a ellos) y que quieren seguir en España.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Andrés Parra – Una adventicia democracia

En los tratados de Histología y Anatomía se describe a las membranas adventicias como tejidos de soporte que mantienen la localización de órganos tan importantes como el intestino, el corazón o el cerebro. Desde luego, las funciones de estas tres vísceras claves se haya comprometida cuando se desarrollan procesos patológicos en sus respectivas adventicias, el peritoneo, el pericardio y las meninges.

De manera similar a nuestra organización biológica las comunidades humanas estructuran social y políticamente sus funciones a través de órganos que en las sociedades democráticas se recubren de membranas adventicias que soportan y mantienen la localización de las tres vísceras claves de la calidad humanitaria: el instinto materializado en las tripas, el sentimiento que brota del corazón y la razón que emana del cerebro.

La política ha de tener muy en cuenta estas tres vísceras dimanantes que, a la postre, son por las que se mueven los humanos y, sobre todo, los humanos ciudadanos. Cuando las cosas no van bien y se inician procesos patológicos en estos órganos son las membranas adventicias fuente muy estimable de información. Últimamente, y hace ya bastante últimamente, las cosas no van demasiado bien en nuestros órganos políticos primordiales dimanantes de lo que consideramos salud democrática. No es un misterio la casuística pero se aparece como terriblemente compleja contribuyendo a enturbiar nuestro juicio y diagnóstico de las profilaxis a seguir para curar el enfermo cuerpo social y político español.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Ernesto Ladrón de Guevara – Ingeniería social y totalitarismo blando

El término totalitarismo blando ha sido acuñado por Iñaki Ezkerra en su magnífico libro, necesario para entender las convulsiones presentes en el mundo, “Los totalitarismos blandos, Podemos, nacionalistas y otros enemigos de la democracia”   En él acierta con el diagnóstico, y también con el tratamiento. Gonzalo Fernández de la Mora hace tres décadas ya anunció esta crisis sistémica en el orden político con “El crepúsculo de las ideologías”. De ahí vienen todos los males, pues a la renuncia al pensamiento, a la filosofía política, se añade el vacío intelectual en la clase política, y por tanto la ausencia de rumbo, de horizontes y de objetivos que vayan más allá al de “qué hay de lo mío”.

Las ideologías permiten elaborar proyectos de futuro, diseñar nuevos órdenes políticos y sociales, establecer el orden de prioridades que se derivan de una taxonomía axiológica, en definitiva, qué modelo de mundo, de humanidad, queremos en un contexto de fuerte convulsión sociológica, de principios y valores. Y para ello se requiere plantearse qué papel ha de desempeñar cada hombre y cada mujer en el mundo, cuál ha de ser la interrelación de cada individuo con la naturaleza, qué principios han de guiar el orden jurídico, cuáles son los atributos que han de adornar la dignidad humana; es decir, la cultura antropológica que ha de primar, los principios en el orden filosófico que han de dar la trama a nuestra organización política y social. Demasiado pedir para quienes solamente ven el lado práctico de las cosas inmediatas y el poder como herramienta para someter a los que piensan de forma diferente.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – Dignificar la política

La política. Nadie habla bien de ella. Es una actividad tan despreciada como despreciable. Hecha (y henchida) de mentiras, engaños, traiciones, ambiciones infames. Compendio de todo lo ruin, abyecto, depravado y aborrecible. Así nos la hacen ver y sentir la mayoría de los políticos. Dan pruebas de ello cada día. Sin embargo, ¡oh paradoja!, los necesitamos, los apoyamos, los votamos. Algunos, incluso, los admiran y envidian. Lo más llamativo es ver a políticos hablar mal de la política y los políticos. Escuchen a algunos dirigentes de Podemos. Dan por supuesto que ellos no son políticos porque son distintos. No pertenecen a esa casta de malditos bastardos.

Recuerdo aquello de Franco: “Haga como yo, no se meta en política”. Trump también ha dicho que él no era político ni aspiraba a serlo. “La política es sucia”, ha sentenciado. Cuando se exhibe tan descarada muestra de cinismo lo que queda en entredicho no es la naturaleza de la política, sino la democracia. Lo que estorba no es la política, sino la política democrática, el control democrático de la política. ¿Pero es inevitablemente inmunda y perversa la política?

Aclaremos el concepto. En sentido estricto, política es todo lo que hacen los políticos: establecen leyes, toman acuerdos, ejecutan decisiones, controlan su cumplimiento. En una democracia, todo esto se lleva a cabo por delegación, mediante partidos, votaciones y elecciones. El objetivo es ordenar y controlar la vida en común, las relaciones sociales y la distribución de bienes y servicios. Algo imprescindible para que una sociedad funcione.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – La democracia del 50%

El mayor error de la Transición fue suponer que con cambiar las estructuras políticas generales (partidos, elecciones, Parlamento…) y redactar una Constitución, ya teníamos un sistema democrático. Nadie se preocupó por construir un sólido entramado de instituciones democráticas, imprescindible para el buen funcionamiento de un Estado democrático. Tampoco se pensó en la necesidad de llevar a cabo una labor general de educación política y democrática. El resultado ha sido que, desde el inicio, nuestra democracia ha funcionado mal y, con el paso del tiempo, sus carencias y anomalías han ido en aumento.

Nadie quiso reflexionar sobre un principio básico: que no hay democracia sin demócratas. Y que nadie nace demócrata. A la muerte de Franco podría haber muchos antifranquistas, pero había muy pocos demócratas. Con el tiempo se vio que el problema no era la pervivencia de franquistas antidemócratas, ni siquiera el llamado “franquismo sociológico” (destinado a desaparecer), sino la escasez de demócratas convencidos. Hoy el problema incluso se ha agudizado. La degradación, deterioro y debilitamiento de la democracia se extiende a todos los ámbitos.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – Los referendos de Hitler, Franco y Puigdemont

Los nacionalistas catalanes, con su agotador empeño en imponernos un referéndum separatista, han logrado que una mayoría identifique referéndum con democracia. Oponerse a su referéndum es ser un facha antidemócrata. La incapacidad para contrarrestar una falacia tan corrosiva ha dado alas a los independentistas que no cesan de repetir que el 80% de los catalanes exige ese referéndum. La torpeza del Gobierno y de los demócratas para desmontar este falso argumento, legitimador del proyecto secesionista, es una prueba de la indigencia intelectual y la incapacidad moral y política de la mayoría de nuestros dirigentes.

¿Es tan difícil demostrar que el referéndum no es en sí mismo ningún instrumento democrático, que los referendos no son ninguna prueba de democracia, que han sido usados por todos los dictadores para legitimar su poder (Hitler, Franco, Pinochet, Castro…), que para ser aceptables han de cumplir una serie de requisitos democráticos previamente reconocidos y que no existe, por tanto, ningún «derecho al referéndum»?

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Charo Cañete: “Si el PSOE cree ahora que España es una nación de naciones, le posiciona en el lado separatista”

María del Rosario Cañete Aguado, Charo para los amigos, es abogada y portavoz en el País Vasco del partido de centro izquierda CINC (Centro Izquierda Nacional). Fue quien redactó el escrito ante la Delegación del Gobierno para impedir que Carles Puigdemont utilizara la sede del Ayuntamiento de Madrid y justificase su premeditado golpe de Estado contra España. Es una mujer de izquierda, que se siente española y que ha destacado por su lucha antinacionalista en un lugar como el País Vasco.

Charo contempla con estupor cómo el PSOE ha dejado de representar los intereses de la izquierda moderada y se entrega, paulatinamente, a los brazos de nacionalistas y a la izquierda radical.

Para leer la entrevista haga click aquí

/ In noticia / By Antonio Robles / Comentarios desactivados en Charo Cañete: “Si el PSOE cree ahora que España es una nación de naciones, le posiciona en el lado separatista”

Santiago Trancón, del CINC: ‘Es imprescindible aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña’

Madrid.- Filólogo, profesor, escritor y uno de los fundadores del Centro Izquierda Nacional (CINC), Santiago Trancón concede una entrevista a La Voz Libre en la que habla de la situación en Cataluña, de la urgencia de aplicar el artículo 155 y, por tanto, suspender la autonomía de la comunidad catalana, de los objetivos de su partido o de cuál sería la solución para frenar al separatismo.

Lea la entrevista haciendo click aquí

Santiago Trancón – El estado del golpe de Estado

Los menos jóvenes tenemos en la cabeza el modelo Tejero de golpe de Estado: un acto de fuerza súbito, urdido mediante conspiraciones secretas, que trata de tomar el poder y subvertir el orden legal establecido. Si no triunfa, los cabecillas van a la cárcel, son condenados a largas penas o directamente ejecutados. Los golpistas asumen el riesgo, saben lo que se juegan. El otro modelo de golpe de Estado es el catalán, que se lleva a cabo desde las instituciones y que ejemplariza la imagen de Companys en el balcón de la plaza San Jaime proclamando el Estado Catalán en el 34.

Ambos modelos enfatizan el momento decisivo en que se expresa públicamente la voluntad de cambiar el orden legal establecido por otro que está por establecer y que se impondrá por la fuerza de los hechos. La diferencia está en que el modelo Tejero es abiertamente subversivo y no duda en usar la violencia para tomar el poder, mientras que el catalán parte de una toma previa de las instituciones y se presenta luego como la consecuencia natural de la voluntad del pueblo. No usa la violencia física, sino una violencia institucional, verbal, psicológica, de control de la opinión mediante la propaganda, la amenaza, la imposición, la detentación del poder.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – Verdades de mentira en TV3

TV3 acaba de abordar el fenómeno de la posverdad, es decir, la difusión y manipulación de informaciones falsas como si fueran verdaderas creando una inseguridad cognitiva corrosiva. En ella, la verdad y la mentira dejan de tener referencias inmediatas con los hechos comprobables y pierden su función. La irrupción de las RRSS y la creciente frivolización de los medios audiovisuales han sido el caldo de cultivo y el medio para hacerlas virales.

No hay mayor impostura que la indecencia vestida de virtud. Y TV3 la ha mostrado al desnudo con la emisión del programa Veritats de mentida. Pareciera que el análisis y la crítica dedicados a las falsas noticias, a las verdades engañosas, medias verdades o verdades de mentira no fueran con TV3 o con la Cataluña nacionalista. Eso sí, como hay que demostrar neutralidad en la información, la simulan con la aparición fugaz de Pujol y su mujer en la portada del programa. Visto y no visto, y después de ellos, impunidad. Así se justificaba el vaciado total de las posverdades del espacio catalán de comunicación que han sido y son claves para construir el imaginario independentista.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – España se mira en el espejo de la adolescencia

¿Estamos asistiendo a una revolución generacional de la sociedad? ¿Quizás a una involución?

La militancia de base del PSOE (sus hijos, según Josep Borrell), han matado al padre. Nunca antes el aparato del PSOE (expresidentes, barones territoriales y medios afines incluidos), fueron desautorizados de forma más diáfana.

Ya tenemos un partido más dirigido por un adolescente en guerra contra sus padres. Y ya son tres, de cuatro. En la izquierda populista, Pablo Iglesias; en el centro, Albert Rivera (Cs); y en el centro Izquierda plurinacional, Pedro Sánchez (PSOE).

Es casi biológico, hay una etapa de la vida en todo ser humano donde su socialización pasa por la confrontación con sus ascendentes para afirmar su personalidad aún en formación. La acompañan de aspavientos y desplantes, como si fuera el primer ser humano en descubrir la luz. Adanismo inevitable. Suele acarrear quebrantos y disgustos a sus mayores, para pasar a reintegrarse en el regazo familiar en cuanto se ha creado un lugar emocional y material en el mundo. Como si hubiera entendido al fin, que no se puede estar eternamente en guerra con el mundo, porque no es el mundo, sino uno mismo, que viene defectuoso de fábrica.

Este tipo de adolescentes, a menudo consentidos, llevan mal el rigor del esfuerzo y la coherencia. Para eso ya están los padres. Ellos han venido al mundo a disfrutar y despotricar. Y si hay que girar como una veleta para ponerse al sol que más calienta, se cambia el fondo de pantalla de una bandera más grande que las que lucía Obama y se cuelgan 17 con subtítulos de nación de naciones. Un alegato a las bases por conveniencia, y a vivir, que son dos días. Al fin y al cabo, ¿quién se acuerda de la destitución de Tomás Gómez mano militari con mayor arbitrariedad que la suya por la Gestora?

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – A propósito del despropósito de la Hispanic Society

Aprovechando que el Pisuerga de la Hispanic Society pasa estos días por Madrid, quisiera desahogarme un poco y, como dijo Calderón por boca de Segismundo, «sacar de mi pecho, un Etna hecho, pedazos del corazón». Pocas cosas me enfurecen tanto como el comprobar la destrucción de nuestro patrimonio artístico y arquitectónico, un fenómeno que viene de lejos, pero que sigue hoy, como prueba, por ejemplo, la destrucción de Lancia, denunciada una y otra vez por la asociación Pro Monumenta.

Sobre la Society ya ha escrito aquí un excelente artículo Julio Llamazares, que sitúa el asunto en su lugar y justo término: el del saqueo y el latrocinio, como bien le explicó Erik el Belga en persona. Entre la rapiña que el magnate Huntington, fundador de la Society (una sociedad privada), llevó a cabo con aparente legalidad, pero con total impunidad y alevosía, señala Llamazares, «47 sitiales procedentes del monasterio de Carracedo, en el Bierzo, dos esculturas de plata del orfebre leonés Juan de Arfe, así como una preciosa talla cacabelense de San Martín o monedas con el sello de la primera reina peninsular que acuñó moneda, la célebre doña Urraca».

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Roig – No queremos ser Italia

Las pintorescas negociaciones a las que asistimos tras las últimas elecciones –con hastío y no poca incredulidad– para la constitución del gobierno de España, el vodevil que fue el proceso de formación del actual gobierno de la Generalidad de Cataluña, así como sus consecuencias: la imposibilidad de gobernar sin tejer y destejer continuamente pactos y alianzas, nos ponen frente a uno de los problemas que se plantean en el perfeccionamiento de los sistemas de representación.

Hasta ahora, la ¿injustamente? denostada regla d’Hondt (a fin de cuentas una forma de organizar la proporcionalidad), junto con la inercia de los votantes, habían servido para garantizar una concentración del voto apenas suficiente en torno a los dos partidos mayoritarios, con lo que los procedimientos para formar gobierno, con mayor o menor disgusto de unos o de otros, funcionaban con cierta fluidez (con demasiada frecuencia, con el indispensable concurso de los partidos que actuaban de facto como bisagra: los nacionalistas vascos y catalanes, concurso que les proporcionaba un plus de poder muy por encima de su peso real en la ciudadanía española –como estamos presenciando ahora mismo en la discusión de los presupuestos–). Sin embargo, esta ‘normalidad’ tradicional se ha roto (se diría que definitivamente) al fraccionarse y diversificarse el voto e irrumpir con fuerza en la escena los partidos reformistas o aquellos que supieron ganarse el voto de los “indignados”. ¿Estamos condenados a reproducir la situación italiana, que en 70 años ha tenido 63 gobiernos distintos? (Con su conocida socarronería mediterránea, aseguran haber tenido incluso “gobiernillos”, solo para superar una situación coyuntural, o gobiernos “balneario”, estrictamente para pasar el verano).

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Ernesto Ladrón de Guevara – Lo que distingue al adoctrinamiento de la educación

Todo indica que se va por el camino de reconocer que los nacionalismos adoctrinan, no educan. La diferencia entre adoctrinamiento y educación se basa en que el primero trata al individuo como un objeto o engranaje al servicio de una ideología totalitaria y el segundo busca el logro de personas autosuficientes, autodefinidas y capaces de regir sus propios destinos individuales. Entre uno y otro concepto hay un abismo, pues el primero no respeta los derechos humanos, y el segundo, sí. El primero es autoritario en su germen y el segundo es democrático y respetuoso con la naturaleza humana. Es lo que separa la idea de persona de la idea de sujeto alienado sin capacidad de pensamiento propio.

Pues bien, estos días el término adoctrinamiento se ha extendido como una mancha de aceite por todos los medios de comunicación y lo usan asociaciones y partidos que están contra la manipulación de los contenidos curriculares al servicio de los fines nacionalistas allí donde hay tensiones separatistas. Hace unos meses, era impensable el uso mediático de este término. Se nos tildaba a los que durante décadas venimos calificando como adoctrinamiento lo que está ocurriendo sobre todo en Cataluña y País Vasco como si fuéramos unos exagerados, unos excéntricos. No hace mucho en unas jornadas en las que fui ponente en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo denunciando la vulneración de los derechos del niño con pruebas palpables, y haciendo un repaso de las evidencias que mostraban el adoctrinamiento en la escuela, uno de los ponentes que estaba de oyente me llamó de todo menos bonito.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Marzà, el nuevo enemigo de las lenguas

Marzà pasará a la historia como el Conseller que discriminó la enseñanza del castellano en la escuela. Y como el político que impidió a miles de niños castellano hablantes aprender en su propia lengua en la Comunidad Valenciana.

Por este motivo, cerca de 10.000 personas se han manifestado este último viernes en Alicante para protestar contra la Consellería que dirige el partido político Compromís. La concentración cumplió con creces las expectativas de los convocantes procedentes de la enseñanza pública y de la concertada.

Los participantes otorgan a Marzà el título de “enemigo de las lenguas” por querer imponer el valenciano y prohibir el castellano

Numerosas caras conocidas de la vida política de la Comunidad Valenciana acompañaron a los manifestantes.

CINC, el nuevo partido de centro-izquierda, se sumó a la protesta ciudadana durante las dos horas que duró la marcha y encabezaron uno de los tramos más concurridos. “Estamos aquí porque el Decreto Marzá maltrata las lenguas oficiales de nuestra comunidad. Así de sencillo y así de claro. No se calienten la cabeza. Pueden leerse un decreto de casi cuarenta páginas, pero el resultado es que, a partir del próximo año, los padres no podremos escoger el castellano como lengua en la que queremos que nuestros hijos lean, escriban y aprendan”, afirma Antonio Jesús Egido, Delegado Provincial de CINC en Alicante.

Para leer el resto de la noticia haga click aquí

Piden la suspensión del acto de Puigdemont en Madrid porque “desafía” al Estado de Derecho y al Tribunal Constitucional

La Delegación del Gobierno en Madrid ha recibido un escrito, presentado este viernes por el partido Centro Izquierda Nacional (CINC), en el que se solicita la suspensión cautelar del acto del próximo lunes en el que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, defenderá el referéndum de independencia de Cataluña. Consideran que ese acto es “ilegal e inconstitucional” y desafía al Tribunal Constitucional.

El CINC, fundado el pasado mes de octubre por el exdiputado de Ciudadanos en el Parlamento catalán Antonio Robles, considera que el acto que se celebrará en una sala del Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid, “vulnera los dictados del Tribunal Constitucional, que declaró nulas las resoluciones del Parlamento de Cataluña destinadas a impulsar la celebración de un referéndum en 2017”.

El partido recuerda que el TC advirtió a los promotores de la consulta independentista de que deberían “abstenerse de realizar cualesquiera actuaciones tendentes a dar cumplimiento a la resolución aprobada” (la preparación del referéndum) y que tenían el deber de “impedir o paralizar cualquier iniciativa, jurídica o material, que directa o indirectamente suponga ignorar o eludir la nulidad de esa resolución”.

Para el Centro Izquierda Nacional, el acto de Puigdemont está “disfrazado de conferencia” pero “no tiene otro fin que burlar las resoluciones del Tribunal Constitucional, realizando un acto de propaganda para influir en la opinión pública y legitimar la celebración de un referéndum ilegal”.

Para leer el resto de la noticia haga click aquí

/ In noticia / By Antonio Robles / Comentarios desactivados en Piden la suspensión del acto de Puigdemont en Madrid porque “desafía” al Estado de Derecho y al Tribunal Constitucional

León Arsenal – La caja y el cajón

En su larga y poco exitosa gira mundial, el Gran Circo del Prusés llega a bombo y platillo a Madrid. Pero descuiden, que no vamos a entrar en lo ilegítimo o no de tal acto. Ya hay suficiente ruido sobre el asunto y, justo por eso, hay un detalle que queda casi oculto y que quiero señalarles.

Porque, veamos. El director del circo, Puigdemont, acude a la capital con un gran espectáculo de tres pistas, con fieras, saltimbanquis y payasos. Y, ante despliegue tan fastuoso, me asombra que casi nadie se pregunte quién paga todo ese montaje.

¿Quién paga el local? ¿Y los viajes y estancias de toda la troupe? Que esa gente no es de la de autocar, bocadillo y pensión, no. ¿De dónde viene el dinero para todo eso? De sus bolsillos no.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – El problema del PSOE es que no tiene una idea de España

Si se sacó algo en limpio del debate de primarias entre Susana, Pedro y Patxi es que el PSOE no tiene una idea de España. Tampoco un proyecto. Y en el caso de Pedro Sánchez, ni siquiera el conocimiento intelectual para abordar la crisis territorial de la Nación española. Tampoco conciencia de las consecuencias de esa ignorancia.

Que un candidato a la presidencia del Gobierno demuestre tener la misma exactitud sobre el concepto de Nación que cualquier parvulario adoctrinado en las escuelas nacionalistas es para preocuparse seriamente y preguntarse qué estamos haciendo mal los españoles. ¿O acaso no somos los ciudadanos corrientes los que estamos propiciando esta generación de gañanes?

La crisis del PSOE y su actual desorientación nacional viene de lejos. Fundamentalmente de la influencia e infiltración catalanista del PSC y su condescendencia con el carácter antidemocrático de los nacionalismos, que ha permitido una deslegitimación del sujeto de la soberanía nacional, es decir, del pueblo español. Condescendencia no únicamente del PSOE, sino de toda la izquierda española, queha permitido poner en duda la legalidad y la legitimidad de la idea democrática de la Nación española, atolondrada por el fantasma de la España franquista.

Para leer el resto del artículo haga click aquí