Mes: julio 2017

La asesoría de dCIDE en defensa de los derechos civiles

El cambio en la dirección de los Mozos de Escuadra, el golpe institucional en marcha, la convocatoria de las CUP para cercar en su sede de Barcelona a la Guardia Civil, y las depuraciones en la acción del gobierno del presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont y sus socios, obligarán al Estado a tomar medidas. La más inmediata y plausible debería ser tomar el control de los Mozos de Escuadra si no quiere lamentar más tarde haber dejado que los más radicales pudran mandos y órdenes.

Pero mientras el Gobierno de la Nación deshoja la margarita, quienes tenemos conciencia de las presiones y abusos sobre los funcionarios de la Generalidad por parte de sus cuadros políticos y mandos policiales, hemos decidido poner al servicio de los Mozos de Escuadra y Guardia Urbana, una Asesoría Jurídica para informarles y defenderles de posibles presiones escritas y no escritas destinadas a desobedecer al gobierno legítimo de la nación y a la Constitución que fundamenta el Estado Social y democrático de Derecho de España.

NI LA “OBEDIENCIA DEBIDA”, NI LAS CONVICCIONES ÉTICAS PARTICULARES SON UNA EXIMENTE.

Las disposiciones legales al respecto son claras y precisas. Nadie debe llevarse a engaño ni debe permitir ser engañado, presionado o coaccionado. Ni la “obediencia debida”, ni las convicciones éticas particulares son una eximente. Bueno será poner esa información a disposición de estos servidores públicos para garantizar su seguridad y la nuestra.

La Ley 10/1994, de 11 de julio, de la Policía de la Generalidad de Cataluña «Mossos d’Esquadra» en su artículo 11 primero establece que “los miembros del Cuerpo de «Mossos d’Esquadra cumplirán y harán cumplir en todo momento la Constitución, el Estatuto de autonomía y la legislación vigente”.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – ¿A nadie le importa la verdad?

Lo único que se dilucidaba ayer en la comparecencia como testigo de Rajoy era la habilidad de unos por convertirlo en imputado, frente a la astucia del otro por zafarse del enredo. Dicen que el pulso lo ganó Rajoy, lo que es seguro fue el desprecio de ambos por la verdad.

Mientras, en el Parlamento de Cataluña, a la misma hora, se hacía otro tanto. Lo único que perseguían los secesionistas era la utilización del Parlamento para pasar por reglas democráticas lo que sólo son instrumentos sediciosos para dar un golpe de Estado Institucional por capítulos sin ser percibidos como lo que son, unos vulgares matones.

En uno y otro caso, lo único claro es el desprecio por la verdad y la honestidad.

No jodan con eso de la ingenuidad.

Estamos en manos de trileros institucionales. Si así es, La cuestión es por qué el sistema carece de instrumentos para neutralizar esta carcoma del Estado de Derecho. De hecho, los valores dialécticos más apreciados del sistema son los que dan un alto valor político al mangonear con maña las reglas para ponerlas al servicio del triunfo, no del trabajo bien hecho.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – El Ejército de Cataluña son sus maestros

Más claro, el agua. Lo acaba de decir la nueva consejera de Enseñanza de la Generalidad de Cataluña, Clara Ponsatí. Lo repetimos en vídeo: “En enseñanza no necesitamos construir estructuras de Estado, las tenemos listas”.

Ya no se tapan ni disimulan, necesitan reafirmarse en su huida hacia el abismo. Y muestran sus poderes como los pavos reales los colores. Siempre pensé que cuanto más alto subieran, más profundo sería el abismo. Espero que sea el suyo, no el nuestro.

Ahora entenderán por qué era exacta la denuncia que hiciera allá por 1995 en la Universidad de Salamanca con ocasión de la Caravana por la Tolerancia Lingüística: “El Ejército de Cataluña son sus maestros”. Desde entonces, ¡tantas evidencias!, ¡tan poco eco!

La denuncia causó estupor e incredulidad, las palabras de un sonado. Demasiado tiempo, demasiados responsables de la nación acomplejados ante el catalanismomirando para otro lado. Ahora vienen las prisas, todo ha sido advertido durante años, y a todo se ha hecho oídos sordos

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – La libertad como ilusión

Ilusión tiene un sentido negativo (algo que parece real pero no lo es) y otro positivo (algo que provoca entusiasmo y esperanza). Sólo en español adquiere este sentido positivo, y quizás por eso podemos pasar tan fácilmente de ilusionado a iluso, de visión a alucinación, de ideal a utopía, del ensueño a delirio. Cervantes construyó con esta dualidad a don Quijote y logró describir esa inquietante propensión a ir de un extremo a otro sin solución de continuidad, que es quizás el rasgo histórico que define mejor al español.

De todas las ilusiones, la que más me interesa es la ilusión mental. Me refiero a esas ideas y creencias que tomamos por reales aunque nunca nos hayamos parado a comprobar si son o no meras ilusiones. La que más arraigo tiene, quizás porque no podamos vivir si ella, es la ilusión de libertad. El sentido de identidad individual se fundamenta en la ilusión mental de que somos dueños de nuestras ideas y pensamientos y que, por lo mismo, las decisiones que tomamos cada instante nacen de nuestra voluntad.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – Una mezcla de ignorancia, manipulación y odio

El jueves, 20 de julio, asistí al pleno municipal de Castelldefels donde el equipo de gobierno municipal, encabezado por la alcaldesa del PSC, María Miranda, había promovido una moción de rechazo a los padres del CEIP Josep Guinovart que habían presentado un recurso ante los Tribunales de Justicia para pedir que sus hijos pudieran estudiar también en su lengua materna. Como quiera que la Justicia les ha dado la razón y concedido un 25% de clases en castellano, los padres habrán logrado que sus hijos puedan recibir 6 horas en español de las 25 horas semanales, 16 horas en catalán y 3 en inglés.

Sin embargo, nuestros representantes en el Ayuntamiento, ERC, Movem Castelldefels, PSC, Castelldefels Sí Pot y PDeCAT, conchabados con la directora y la jefa de estudios del centro Josep Guinovart, les parece un abuso para su modelo de escuela catalana y por ello lo han llevado a pleno para rechazar la sentencia de los Tribunales, y el atrevimiento de los padres.

El equipo de Gobierno municipal sostenido por PSC, Podemos e Independentistas instan a desobedecer el auto de los tribunales por ir contra la escuela catalana

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Pablo Gómez-Juárez – ¿Espectáculo o necesidad?

Muchos usuarios de Twitter comenzaron a sugerirlo en el mismo momento en que la noticia saltaba a los informativos de mediodía de todas las cadenas de televisión.

El Govern de la Generalitat iba a convertir el registro de la Guardia Civil en el Palau, el Parlament, el Departament de Justícia, y el Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació (CTTI) en un elemento -coral- de victimización para dar la impresión de que esa inspección policial era una especie de espectáculo orquestado desde el Ministerio del Interior para deteriorar la imagen de las instituciones catalanas, cuyos representantes actuales se han erigido en promotores de la independencia de Cataluña a través del oscurantismo político, la negación jurídica y la evidente ausencia de soporte internacional.

Sin embargo, no se trata de ningún espectáculo, sino de una necesidad de carácter ejecutiva (ejecución de requerimiento).

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – Batea, una metáfora de la realidad suplantada

“Batea, el pueblo catalán que quiere hacerse aragonés”. No se queden con la extravagancia, atiendan a las razones que su alcalde, Joaquim Josep Paladella, ha esgrimido para lanzar la amenaza.

Una cura de realidad, mientras el Gobierno de la Generalidad sigue empecinado en el delirio derrochando energías y recursos económicos públicos, el alcalde de Batea amenaza con la segregación si no se atienden las necesidades vitales de sus vecinos, entre otras cosas, la ampliación de 30 plazas públicas en la residencia de ancianos. Es un compromiso adquirido en 2010 por el Tripartito cuando él mismo logró impulsarlo en el Parlamento como responsable de agricultura de la coalición electoral UPYA-PM/PSC. De las 60 plazas inicialmente comprometidas, aún faltan 30, y son esas las que viene exigiendo desde entonces.

Reparen en el contraste: preocupación por resolver cuestiones cotidianas de la gente frente a agravios nacionalistas, realidad frente a ficción. Toda una metáfora de las necesidades sociales abandonadas hoy en Cataluña ante el altar de la nación.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – Errejón y la teoría del huevocastaña

Que dice Errejón que «los progresistas de España cometieron una irresponsabilidad que no tiene razón de ser: alejarse de España, sentir que España era el problema y que la solución era una especie de cosmopolitismo». Vamos a explicárselo mejor al muchacho, que al parecer no ha tenido tiempo de enterarse.

Primero: no es que los «progresistas» se hayan alejado de España o sentido a España como problema, no, que eso ya lo sintieron hasta los del 98; lo que han hecho ha sido negar la existencia de España, empezando por no pronunciar su nombre, que es un intento muy freudiano de no aceptar el principio de realidad. Comenzaron hablando del «Estado español», identificando a España con el franquismo, y ahora lo han sustituido por el significante vacío «nación de naciones». En esto han seguido al pie de la letra (iba a decir del culo) a los independentistas, cuya principal misión ha sido, no ya negar la existencia de España, sino convertirla en objeto de un rechazo y desprecio absolutos.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – Catalunya, un solo pueblo

Catalunya, “un sol poble”, la última gansada de los nuevos profetas de la vieja política cainita española. Me refiero a Pablo Iglesias y Xavier Domènech en su artículo del Periódico del pasado domingo.

La sensación al leer ese galimatías de conceptos jurídicos, políticos, filosóficos, valores, emociones, y disparates, todos revueltos en un mondongo con ínfulas proféticas y pseudorevolucionarias, le dejan a uno, como le han dejado a la catedrática de Derecho constitucional, Teresa Freixes, con la sensación de que juntar palabras no es lo mismo que elaborar argumentos con sentido.

Rebatirlo implica triplicarlo, porque enfrentarse a sintaxis mágicas es tarea ardua si quieres contrastar la superstición con la verificación empírica. Dejemos la tarea por dar unas pinceladas premonitoras para no dejar pasar la gansada.

En la Atenas clásica de los sofistas, el relativismo hizo posible la democracia y a la vez la destruyó. La destruyó cuando las palabras dejaron de ejercer su función de definir al ser para pasar a decir cualquier cosa. Nuestros nuevos maestros de la erística convierten las palabras en putas de sus deseos.

¿Qué es eso de “el Pueblo”? ¿Hay algo más dogmático, reduccionista e identitario que el pueblo?

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Fran Jurado – Secesionismo catalán: Negación por los hechos de cualquier legitimidad liberal-democrática

Ahora que el cultivo de la paranoia y la anulación del menor sentido de la realidad se exhiben ante quienes quieran ver como palancas prioritarias de la estrategia independentista, es útil recordar que las bases del actual despropósito son rastreables, también, en algunas construcciones académicas engañosas, solo en apariencia solventes, datadas en el arranque del procés. Prestigiosos adalides locales del federalismo asimétrico viraron entonces a la defensa de la independencia como única vía, no ya racional sino también factible, para liquidar el -según denunciaban- irresuelto problema del reconocimiento institucional y simbólico de la personalidad política catalana.

Como justificación, fue útil echar mano del heterogéneo grupo de filósofos políticos anglosajones que, en las últimas décadas, había reflexionado sobre la posible legitimidad de la secesión para ciertas situaciones más allá de los supuestos clásicos reconocidos por el derecho internacional. Una hipótesis de secesión unilateral que se pretendía no opuesta a los valores liberales de las democracias, sino deducida de ellos, toda vez que la novedad vendría a abordar –se defendía, dentro de un marco multiculturalista- problemas identitarios largamente ignorados por el igualitarismo jurídico de nuestros regímenes de hoy.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – Derechos civiles y segregación en Cataluña

La unidad de España me la suda”, acaba de largar el Gran Wyoming a propósito del peligro de ruptura territorial. Y sugirió que el problema de Cataluña está inventado por el PP como medio para cosechar más votos del resto de España.

No sé si es peor su sectarismo mental o su ignorancia de lo que ocurre en Cataluña. Me gustaría discutirlo a cara de perro en directo en uno de sus programas.

El problema no es la independencia hipotética de Cataluña, sino la segregación, la manipulación, la exclusión, el racismo cultural y el supremacismo del catalanismo político actual. Si hoy no nos han convertido definitivamente en extranjeros a más de la mitad de la población de Cataluña, es porque aún queda Estado, aún se conserva esa unidad de España que se la suda. Un señoritingo madrileño con más dinero que pesa y más peso mediático que el 99,99 % de los españoles debería saber que la unidad de España garantiza o debería garantizar el bien común de todos los españoles, vivan donde vivan, hablen la lengua que hablen, tengan limpieza de sangre catalanista o no.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Andrés Parra – La fuerza extrema sobre las tesis medias

Dado un conflicto determinado en el seno de una sociedad democrática que alcanza un grado máximo de reivindicación frente al sistema, no se moverá apenas si no existen extremos coadyuvantes que actúen en el sentido de esa reivindicación. La reivindicación nacionalista catalana satisface las condiciones que se requieren para que el sistema democrático español se muestre inquieto y llegue a considerar como un desafío ese conflicto, una vez alcanzado ese grado máximo. Un grado máximo que, por fuerza, implica un reparto del poder político sustancialmente diferente de las estructuras que materializan ese poder, es decir, en el Estado.

Esas condiciones de reivindicación son las de haber sido mantenidas en el tiempo, de haberse incrementado en intensidad y objetivos y de haber ampliado su base social de apoyo. Todas las ha satisfecho de forma programada, en mayor o menor número, consciente o inconscientemente, el nacionalismo catalán hasta llegar al techo máximo de la reivindicación expresada en 46 exigencias planteadas por Carles Puigdemont en abril de 2016.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Los padres de Castelldefels por la lengua española en la enseñanza

En el acto celebrado el jueves 13 de Julio en Castelldefels, en la biblioteca Ramón Jurado Fernández, cuya organización dependía de la AEB (Asamblea por una Escuela Bilingüe), titulado “Razones por una Escuela Bilingüe”, no sólo hubo emoción, sino también Razón. Y eso es así en tanto que se demostró el coraje cívico y la valentía moral de un grupo de familias que lo único que desea es una mejor educación para sus hijos, y que reconocen que esto pasa, indefectiblemente, porque la lengua española sea, también, lengua vehicular, lengua de enseñanza y aprendizaje. La iniciativa legal emprendida por este grupo de madres y padres es un rayo de esperanza para vencer al “nacionalismo lingüístico”, verdadero núcleo duro del nacionalismo catalanista, piedra angular en la que basan un hecho supuestamente “diferencial”, o lo que es lo mismo, un hecho que ampare y justifique su irrisoria “superioridad” moral.

En el acto se abordó la cuestión de la política lingüística catalana comparándola con otros países o regiones europeas, quedando patente la anomalía que supone una “inmersión” obligatoria en una lengua de alcance regional, se glosó el aparato jurídico por el que la Generalidad de Cataluña blinda esta forma cruel de delirio totalitario que consiste, ni más ni menos, que en negar la lengua materna a la mayoría de los niños.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Apoyo social a las familias de Castelldefels que piden bilingüismo en la escuela Josep Guinovart

Antonio Robles, portavoz de dCIDE, mostró su apoyo y declaró que “viendo el coraje de las madres del colegio de Casteldefels, me recuerdan el de tantas madres antes apaleadas en el pasado, como las madres de CADECA, que ni siquiera están en la memoria de estas generaciones”.

Para leer la noticia haga click aquí

Javier Torres – La basura (prospecciones) al patio del vecino

Con pocos temas ha estado la sociedad y clase política ibicenca tan unida como con la oposición a las prospecciones petrolíferas. Exceptuando la hipocresía de algunas formaciones políticas, que dicen una cosa en nuestra isla y otra en Madrid, la unanimidad respecto a este tema es total.

Los riesgos medioambientales intrínsecos a esta actividad se unen al hecho de que vivimos de lo que ven nuestros ojos: la mágica costa de nuestras islas. ¿Qué impacto económico tendría que en los titulares de periódicos extranjeros saliera una foto con una mancha negra en una de nuestras playas o calas? Todos sabemos la respuesta.
En Ibiza, por desgracia, no tenemos alternativa de modelo económico. Podemos tratar de conseguir un turismo sostenible y respetuoso con la isla y con los residentes, podemos hablar del modelo que queremos y de la imagen que queremos proyectar, pero no tenemos mucho más margen. Una mancha en las playas significaría decir adiós a nuestra economía. Parece que los señores del Gobierno no ven eso cuando ponen argumentos económicos sobre la mesa para anular la ley del Gobierno Balear que declaraba el Mar Mediterráneo como libre de prospecciones.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – Derechos civiles y segregación en Cataluña

La unidad de España me la suda”, acaba de largar el Gran Wyoming a propósito del peligro de ruptura territorial. Y sugirió que el problema de Cataluña está inventado por el PP como medio para cosechar más votos del resto de España.

No sé si es peor su sectarismo mental o su ignorancia de lo que ocurre en Cataluña. Me gustaría discutirlo a cara de perro en directo en uno de sus programas.

El problema no es la independencia hipotética de Cataluña, sino la segregación, la manipulación, la exclusión, el racismo cultural y el supremacismo del catalanismo político actual. Si hoy no nos han convertido definitivamente en extranjeros a más de la mitad de la población de Cataluña, es porque aún queda Estado, aún se conserva esa unidad de España que se la suda. Un señoritingo madrileño con más dinero que pesa y más peso mediático que el 99,99 % de los españoles debería saber que la unidad de España garantiza o debería garantizar el bien común de todos los españoles, vivan donde vivan, hablen la lengua que hablen, tengan limpieza de sangre catalanista o no.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – El 155 y la hegemonía moral

Las respuestas dadas por el PSOE y por Cs sobre la conveniencia o no de aplicar el artículo 155 de la Constitución para neutralizar el golpe institucional en ciernes son la última aportación a la hegemonía moral del nacionalismo. La de Pedro Sánchez porque busca en la sacralización del diálogo una forma de asegurarse los votos futuros del nacionalismo para llegar a la Moncloa; la de Albert Rivera, porque definitivamente ha asumido la hegemonía moral del catalanismo, o por decirlo de forma exacta, ha interiorizado el campo de juego de sus chantajes emocionales. El primero está entregado a la plurinacionalidad, es decir, al nacionalismo, el segundo a la deconstrucción de la rebeldía inicial de Cs tan esencial para lograr una sociedad posnacionalista. El cálculo electoral y la aspiración a convertirse en heredero de los despojos de Convergencia y Unión han pesado más que el coraje de un hombre de Estado.

¿Por qué no son solo dos errores, sino sobre todo dos dejaciones pusilánimes de sus funciones?

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – La hora de los necios

No hace mucho escribí un artículo titulado “La hora de los cabestros”. Vuelvo ahora con la hora de los necios para ajustarla al huso horario del verano y no perder el hilo con que me devano los sesos tratando de comprender qué sucede a mi alrededor.

Y a mi alrededor sucede que se suceden muchos necios, necios de profesión y en procesión, pasando delante de mis ojos, que para eso se inventó la pantalla doméstica, para domesticarnos y acostumbrarnos a la necedad como lo más propio de la especie humana, en especial la especie política, una variedad acendrada de la especie humana en extinción.

Defino y me defino, para que se me entienda mejor. Digo necio, a lo cervantino, por ser palabra “sonora y significativa”, un precipitado semántico que nace del desnate de ignorante, incapaz, terco y obtuso. Me ahorro así el insulto crudo, que queda mal en estos tiempos de pura impostura, de compostura televisiva y mediática, de ten mucho cuidado con meter la pata o decir una palabra más alta que otra.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Pilar Jáuregui – El New York Times considera el Referéndum de Cataluña un “Game of Chicken”

El artículo del Times sitúa a los líderes catalanes y españoles en un escenario de “game of chicken”. Es decir, como chulos fanáticos incapaces de ceder un milímetro en sus reclamaciones so pena de pasar a los ojos de los demás como gallinas. Con este punto de partida no es difícil imaginar que el periódico internacional no haya acertado en la descripción de los hechos que narra, ni tampoco en sus soluciones.

El editorial del periódico menciona que la Cataluña rica aporta un 20 por ciento del PIB y recibe un 9.5 por ciento del presupuesto de España. Son resultados polémicos pero previsibles: las regiones prósperas aportan más de lo que ingresan, algo que ocurre en casi todos los países. Ante esta situación, lo que el NYTimes recomienda es cambiar la balanza y otorgar a las elites catalanas un trato privilegiado. “Business as usual” en un tipo de prensa auspiciada por las mismas. Sorprende, sin embargo, encontrar esta propuesta en un periódico que por sistema ha reclamado el voto para el electorado demócrata y progresista y que, por el contrario, sugiere soluciones insolidarias para ciudadanos de otros países, en este caso, España.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Enric Cabecerans – Decide

Existen dos formas de cambiar la sociedad en la que vivimos: desde el propio sistema institucional o desde fuera. Para algunas personas el hecho de participar en el actual juego político hace que cualquier organización degenere hasta convertirse justamente en aquello que pretende combatir. Este es el motivo por el que tales personas consideran que debe ser la sociedad civil la que impulse determinados cambios a través de medidas de presión, y sin participar en ningún proceso electoral. Desde esta perspectiva se justifica la acción política desde fuera de las instituciones a través de grupos de presión, plataformas de diversa índole y manifestaciones o movilizaciones de ciudadanos afectados por diferentes cuestiones. La intención es influir en los partidos políticos para que éstos promuevan determinadas políticas. Otros, pensamos que el sistema solo puede ser transformado desde las propias instituciones, e impulsamos nuevas formas de organización para acceder a los Parlamentos y conseguir los cambios necesarios que deberían mejorar la calidad democrática de nuestra sociedad, la libertad efectiva de los individuos y la igualdad de todos los españoles.

El pasado jueves se dio a conocer un nuevo partido político que pretende hacerse un espacio en el arco parlamentario español para defender una serie de propuestas que se me antojan del todo razonables y que, a su vez, presenta un nuevo modelo organizativo interno, alejado de los métodos tradicionales y los híper-liderazgos más recientes.

Para leer el resto del artículo haga click aquí