Mes: abril 2017

Antonio Robles, portavoz de CINC: “La corrupción se lleva el 3,5% de nuestro PIB”

¿Qué es CINC?

Somos un proyecto político español inscrito en junio de 2016 como partido político de ámbito nacional. Queremos ocupar el centro izquierda de España devolviendo a la izquierda moderada la preocupación y la estima por España y apuntalar la sociedad del bienestar hoy en peligro.

¿La socialdemocracia no la ocupa el PSOE?

Formalmente sí, pero muy desdibujada en la realidad. La socialdemocracia que universalizó los derechos sociales, como la seguridad social, el derecho a la educación pública, los seguros laborales, el trabajo digno y bien remunerado, la igualdad de la mujer etc, dentro de un Estado laico y democrático hoy está en peligro por dos causas: la crisis económica, y el abandono del PSOE de la defensa de la igualdad de los ciudadanos frente a los privilegios de los territorios.

Paradójicamente, un partido que nació para garantizar la igualdad frente al abuso de las rentas más altas, la deja en suspenso cuando éstas benefician a los territorios. Hoy el PSOE es una izquierda que carece de un proyecto nacional que defienda la igualdad y el bien común de los ciudadanos.

Esa falta de un proyecto nacional de la izquierda frente al nacionalismo ha provocado una agudización de las diferencias económicas, sociales, culturales y lingüísticas entre los españoles en función de dónde viven. Todo ello camuflado bajo el lenguaje ambiguo y tóxico que la izquierda ha tomado de los nacionalistas, y que ha dejado indefensos intelectualmente a muchos demócratas. Al no denunciar el carácter antidemocrático de los nacionalismos, se ha ido permitiendo una deslegitimación del sujeto de la soberanía nacional: el pueblo español; o sea, el conjunto de los ciudadanos.

Lee el resto de la entrevista haciendo click aquí

Antonio Robles – Con nocturnidad y alevosía

Choque de legitimidades, ley de transitoriedad jurídica, proceso de desconexión. Nunca un golpe de Estado institucional se había servido de tanta casquería lingüística para lograr sus fines con apariencia de legalidad.

Ayer la mayoría independentista del Parlamento de Cataluña se otorgó el derecho a pisotear la democracia en nombre de la democracia. Una falange de camisas negras puede ser menos educada, pero no más cínica y fascista. Porque estos cantamañanas del derecho a decidir por encima del derecho del resto de españoles sólo son eso, delincuentes crecidos con una alta autoestima.

Con estos abusos parlamentarios pretenden sacar adelante leyes de desconexión sin garantías jurídicas ni parlamentarias, llevadas en secreto y por el procedimiento de urgencia para que no puedan ser recurridas y debatidas por el resto de los grupos parlamentarios, que tienen derecho a ello según las normas del propio Parlamento. Pretenden ampararse en la astucia de la raposa para impedir la acción constitucional del Estado de Derecho al que deben su existencia. Todo es muy sucio y sin maldita gracia.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Santiago Trancón – Mucha cara B

Nuestra mente funciona mediante un mecanismo tan simple como eficaz: la oposición. El modo más rápido de definir algo es oponerlo a su contrario. El mejor símil es el de la moneda: todo tiene dos caras. A no es B. Opuestos, complementarios y excluyentes. El problema surge cuando descubrimos esa dualidad dentro de un ser que, por definición, debería tener una sola cara identificadora. Jano posee dos rostros, opuestos, pero se trata de un dios. Si viéramos por la calle a un tipo con dos caras reales, una de ellas ocupando el cogote, nos daría bastante pavor.

La realidad política empieza a producirnos el mismo espanto: descubrimos que muchos políticos tienen dos caras, que han vivido durante años con un rostro tan maquillado, tan esculpido, tan hormigonado, que nos ha parecido su única cara, la auténtica, mientras que otra, la real, se hacía milagrosamente invisible. Hemos convivido durante años con monstruos bicéfalos, bifrontes, bicípites, bífidos, bilocados. Tipos que despotricaban contra la corrupción mientras se enfangaban chapoteando como batracios en el lodazal de las comisiones, los sobres, los maletines, los paraísos fiscales, los pelotazos. Impunidad, descaro, cinismo de una desfachatez nauseabunda.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Antonio Robles – Dos varas de medir la corrupción

En estas últimas horas estamos asistiendo a la cristalización de la corrupción sociológica: dos hechos idénticos, dos focos de corrupción idénticos son percibidos de forma completamente diferente por los ciudadanos que los han sufrido. ¿En función de qué? Del territorio donde viven.

Sabemos y detestamos la nula predisposición de los partidos a enfrentarse a su propia corrupción. Hasta nos han acostumbrado a aceptarlo como si fuera una fatalidad. Pero que sociedades enteras consientan, encubran, justifiquen, incluso glorifiquen a sus propios saqueadores convierte la obscenidad en patología.

En los últimos tiempos algunos prebostes fundamentales de la construcción nacional de Cataluña, el juez extorsionador Pascual Estevill, nombrado vocal del Consejo General del Poder Judicial en 1994 por encargo de Jordi Pujol; el gestor de la cueva del Palau de la Música y sus 400 familias, Félix Millet; el mil veces consejero de los gobiernos de Pujol Macià Alavedra, o su mano derecha, Lluís Prenafeta, han confesado por fin que fueron unos chorizos redomados mientras ejercían su acción de gobierno. Da grima recordar cómo estos impresentables arremetían indignados en nombre de la cultura, la nación y la lengua catalanas cada vez que les recordábamos sus excesos en la construcción nacional.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Santiago Trancón – El Quijote, la izquierda y España

Ha dicho Ian Gilson que «el Quijote basta para justificar la existencia de España». Tuvieron que ser los críticos ingleses y alemanes quienes descubrieran en el siglo XVIII la grandeza literaria del Quijote y se interesaran por su autor. Gracias a su reconocimiento hoy es considerado el Quijote como la obra más importante de la historia y a Cervantes el escritor más admirado y universal. ¿Necesitaremos que vengan ahora de nuevo autores, historiadores y turistas a reconocer y a justificar la existencia de España?

Franco utilizó tanto la palabra España para encubrir su tiranía, la dejó tan contaminada de sotanas y brazos en alto, que todavía cuesta a algunos despojarla de ese lastre, esa grotesca caricatura. Pero después de cuarenta años de democracia, este fenómeno resulta muy extraño. Es como si los alemanes fueran incapaces de separar la imagen de Alemania de Hitler y el nazismo. Especialmente llamativo es que la izquierda haya asumido esa burda identificación entre España y el franquismo. Nada de esto habría sucedido sin el malintencionado y xenófobo empeño de los nacionalistas vascos y catalanes de acomplejar al resto de españoles arrojando sobre ellos la culpa, no ya de los cuarenta años de dictadura, sino de toda la historia de España, según ellos obra de canallas, fachas y palurdos.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Entrevista a Antonio Robles en ABC: «Es preciso que la izquierda ame de nuevo a su país y deje de estar acomplejada por ello»

Profesor, periodista, filósofo, activista y político. Entre otras cosas, Antonio Robles fue diputado autonómico de Cs y lideró UPyD en Cataluña. Ahora ha puesto en marcha, junto a otros, como Santiago Trancón (ex del PSOE) y Marita Rodríguez (expresidenta de la Asociación por la Tolerancia), una nueva formación política: Centro Izquierda Nacional (CINC). Este partido nació hace y preparan una gran presentación en público.

—¿Qué impulsó el nacimiento de CINC? ¿Cuáles son sus ideas?

—El impulso partió de la convicción del grave riesgo territorial que atraviesa España y de la desigualdad y la deslealtad provocada por los privilegios de algunos territorios. Una nación cuyas izquierdas se avergüenzan de su propio país, y se alían con los nacionalismos que la quieren quebrar, es un país en grave riesgo. Era preciso recuperar una izquierda moderada, capaz de decir lo que somos y cumplir lo que decimos, defender los derechos de todos los españoles, recuperar la lengua común de todos los españoles y asegurar los derechos sociales, empezando por blindar las pensiones. En ello estamos.

—¿Cuándo tienen previsto presentarse en público?

—Seguramente a finales de junio, aunque nuestra cosmovisión, para decir quiénes éramos y por qué nacimos, la hicimos pública en octubre pasado, y el décalogo «La España que nos une», con 13 principios básicos, lo hemos hecho público hace un mes. La presentación pública implicará nuestro compromiso con la candidatura a las próximas elecciones generales.

—Hace poco se presentó una plataforma política, liderada por Gorka Maneiro (UPyD), que no descarta conformarse como un partido político. ¿No cree que hay una sobre representación de partidos de izquierdas?

—Estábamos seguros, al poner en marcha CINC, hace ahora un año, que es imprescindible una izquierda moderada pero que, a la vez, sea beligerante con los nacionalismos y desacomplejada en la defensa de la nación. Y esa evidencia empieza a tener seguidores. Como es el caso de Gorka. CINC, sin embargo, no es el fruto de un manifiesto, ni una plataforma traspartidaria, es un partido de centro izquierda moderada, socialdemócrata, europeísta e ilustrada asentado en toda España.

Lee el resto de la entrevista haciendo click aquí

/ In noticia / By Antonio Robles / Comentarios desactivados en Entrevista a Antonio Robles en ABC: «Es preciso que la izquierda ame de nuevo a su país y deje de estar acomplejada por ello»

Santiago Trancón – Líderes mediáticos

Hace tiempo conocí al exlíder de un partido, hoy prácticamente extinto, que medía el valor de cualquier acción política por su «impacto mediático». De acuerdo con este principio, su principal preocupación era «salir en los medios», objetivo al que supeditaba toda su estrategia. Coincide esta opinión con la de muchos, así que me da pie y mano este ejemplo para reflexionar sobre los líderes mediáticos y la importancia de los asesores de imagen, que se han convertido en su guardia pretoriana.

Es ya lugar común decir que en política nada puede hacerse sin un buen líder mediático. Le he dado vueltas y revueltas a esta premisa y no he logrado llegar a conclusión alguna. Contra toda evidencia, no veo por lado alguno un modelo de líder al que poder asociar esos superpoderes mediáticos. Analicemos alguna de las cualidades o atributos que, supuestamente, debe poseer el líder mediático.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Antonio Robles – El Reino de León: primer Parlamento de la Historia

La indiferencia, cuando no el desprecio gratuito, hacia España como realidad histórica contrasta con la fiebre de sus partes por las identidades étnicas. O no llegamos o nos pasamos. Es de necios sentirse superior por haber nacido en algún lugar, y nada edificante que utilicemos la leyenda negra, la Inquisición o la gesta para sacar partido de las riñas internas. Como si alguna identidad pasada se hubiera construido con flores y besos.

Incluso cuando los hechos históricos autorizan la reivindicación, en lugar de contextualizar desapasionadamente la cuestión, se aprovecha para marcar diferencias interesadas y sacar partido étnico de la cosa. Es el caso de la reclamación del antiguo Reino de León como primer Parlamento del mundo por parte de hooligans locales interesados en defender la autoría. Están en su derecho. Sobre todo, porque tal reconocimiento está avalado desde el 18 de junio de 2013 por la Unesco, que reconoció al Reino de León como cuna del parlamentarismo y a los Decreta de las Cortes de 1188 como “el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo”, al tiempo que los inscribió en el Registro de la Memoria del Mundo.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Santiago Trancón – Encuesta, que algo queda

Es asombroso cómo se contagia la estulticia (ignorancia + necedad). Va la Generalidad catalana, nos cocina una encuesta, la endilga a los medios, y hete aquí que casi todos se ponen a anunciar que el independentismo retrocede. Cuatro puntos a favor de los que no quieren la independencia han sido suficientes para anunciar la buena nueva. El bálsamo de Fierabrás. Así, sin más análisis, precisiones ni cautelas. Dice La Razón: “El independentismo se desploma”. Para El Español significa que la corrupción desmoviliza al independentismo. Para otro opinador, esto demuestra que aplicar la ley (?) no crea más independentistas; y para los pesebristas del Gobierno, que la estrategia cabestril de Rajoy es la acertada. ¡Qué predispuestos están algunos a creer en los milagros!

La más elemental prudencia periodística y política obliga a distanciarse y tener en cuenta cosas tan cautas como éstas:

1) Toda encuesta es, ante todo y sobre todo, un instrumento de propaganda, un medio para inclinar la opinión pública o de la mayoría en una dirección.

Haga click aquí para leer el resto del artículo

Antonio Robles – Él nunca lo haría

A principios de los noventa del pasado siglo salió una campaña contra el abandono de animales de compañía con un lema mínimo y una verdad hiriente: “Él nunca lo haría”. La evidencia la contrastaba la fotografía de un perro indefenso y desorientado sobre la línea continua de una recta de carretera. El rechazo al abandono tomaba cuerpo en la crueldad de la imagen.

Efectivamente, un perro jamás abandona a su amo. Su lealtad, su cariño, en cualquier circunstancia, forman parte de su naturaleza. Los valores que solemos atribuir a la humanidad, en realidad deberíamos atribuirlos a los perros y descatalogarlos de la naturaleza humana por contradecirlos con sus actos.

Pareciera que la honestidad, la lealtad, la sinceridad, el amor incondicional al ser querido sólo están presentes en la imaginación de los poetas y sus obras literarias. Un mundo del deber ser que sirve para educar, pero también para constatar que el ser humano está sobrevalorado. Por doquier se sirve de valores hermosos para lograr confundir al resto de sus verdaderos objetivos. A menudo espurios. El perro no. Este animal jamás abandona al amo, ni lo cambia por otro. Sea éste rey o mendigo. A cambio solo pide ser acogido, tener un lugar donde asegurar el perímetro de los suyos. Daría su vida por ello.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí