Autor: Antonio Robles

Antonio Robles – El problema del PSOE es que no tiene una idea de España

Si se sacó algo en limpio del debate de primarias entre Susana, Pedro y Patxi es que el PSOE no tiene una idea de España. Tampoco un proyecto. Y en el caso de Pedro Sánchez, ni siquiera el conocimiento intelectual para abordar la crisis territorial de la Nación española. Tampoco conciencia de las consecuencias de esa ignorancia.

Que un candidato a la presidencia del Gobierno demuestre tener la misma exactitud sobre el concepto de Nación que cualquier parvulario adoctrinado en las escuelas nacionalistas es para preocuparse seriamente y preguntarse qué estamos haciendo mal los españoles. ¿O acaso no somos los ciudadanos corrientes los que estamos propiciando esta generación de gañanes?

La crisis del PSOE y su actual desorientación nacional viene de lejos. Fundamentalmente de la influencia e infiltración catalanista del PSC y su condescendencia con el carácter antidemocrático de los nacionalismos, que ha permitido una deslegitimación del sujeto de la soberanía nacional, es decir, del pueblo español. Condescendencia no únicamente del PSOE, sino de toda la izquierda española, queha permitido poner en duda la legalidad y la legitimidad de la idea democrática de la Nación española, atolondrada por el fantasma de la España franquista.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – Poner una pica en Cibeles

Conocida es la hazaña de Carlos V que tuvo que atravesar Europa con sus ejércitos desde Génova para imponer su dominio en la lejana Flandes, donde sus soldados clavaron sus picas. El acto simbólico que consagra una victoria militar se anuncia colocando el pabellón (la bandera) en lo más alto. Puigdemont, con su cohorte de mossos al mando del sargento Junqueras el Grosso, se dispone a colocar la estrellada en Cibeles. A diferencia del imperator, el president llegará cómodamente en Ave o en avión, y será recibido con la bendición y la venia carmelitana de la alcaldesa. Haciendo honor a su apellido, se subirá al pico más alto del monte capitalino y desde allí lanzará su arenga al mundo entero para que todos los medios se hagan eco de su hazaña. La toma del palacio de invierno de Cibeles no encontrará resistencia alguna, salvo algún tímido rechazo por parte de algún representante político debidamente autorizado. Los demás callarán y se ocultarán como batracios bajo el fango por miedo a ser tachados de fachas contrarios a la libertad de expresión.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – Falacia de la singularidad

La falacia es un embuste, una argucia, una patraña con la que se pretende encubrir algo falso para que parezca verdadero. Susana Díaz, para contrarrestar la deriva plurinacionalista de Pedro Sánchez, ha dicho que es partidaria de reformar la Constitución para reconocer la singularidad de Cataluña (y suponemos que también la del País Vasco, Galicia y Andalucía, al menos). Frente a un roto nos propone un descosido. Pero, ¿a qué carallo llaman singularidad?

Singular es lo único, lo que en algo esencial se diferencia de otro o de otra cosa. Aplicado a las personas, quiere decir que cada individuo es único, porque hay algo esencial en él (desde el ADN a la conciencia de sí mismo), que es distinto de otro ser humano. Cada persona es una totalidad indivisible (individuo), diferente, distinta, singular. Eso no impide que comparta su condición humana con todos los demás y que, por lo mismo, tenga unos derechos humanos comunes entre los que se encuentra el derecho a que se respete su singularidad.

Hablar de singularidad para aplicarlo a una colectividad es, sin embargo, una aberración semántica. Lo singular no puede ser colectivo a la vez.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Pilar García Jáuregui – Aguas mansas en Crevillent

La plataforma Crevillent por la libertad Lingüística reunió ayer a medio centenar de padres y madres que acudieron a la charla coloquio “No a la imposición. SI a la Convivencia”.

El acto se celebró en una de las salas del Centro Jove donde Julio Antonio García Esteve, profesor de inglés y español, y Violeta Gómez Vicente, de la plataforma Idiomas y Educación, ofrecieron una conferencia explicando los detalles del Decreto de Plurilingüismo Dinámico de Marzà.

Los ponentes cuestionaron el programa de educación del Conseller Marzà por discriminar a los alumnos según su procedencia. Denunciaron que el político de Compromís haya decidido desplegar un decreto a golpe de talón (premia con más recursos a las escuelas de valenciano que a las escuelas de lengua castellana) y le reprochan que pretenda clasificar a los alumnos por niveles según el colegio de procedencia.  Sobre este particular, la representante de Crevillent por la libertad Lingüística, mostró su rechazo a que el decreto Marzà lleve a pensar que “un niño sea básico si es de Cox, mientras otro niño sea intermedio si es de Crevillente  o el de Elche sea un niño avanzado” por ejemplo.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Antonio Robles – Nación de naciones

A los nacionalistas se les ha aparecido la virgen con la ocurrencia de Pedro Sánchez: «Catalunya es una nación, y España una nación de naciones». Como siempre, este chico solucionando los problemas esenciales de la gente. Empezando por los propios: tiene que asegurarse los votos catalanistas del PSC para ganar las primarias. El trapicheo de siempre con los que mandan en España, los nacionalistas.

A su vez, a él se le ha aparecido Josep Borrell: «Catalunya es una nación, pero nación –aclara– no se identifica con soberanía política. Ése es el planteamiento que hace Pedro Sánchez». Con esta reflexión, dice La Vanguardia, Josep Borrell subraya que «Sánchez no quiere romper España». ¡Ah, mira!, ya nos deja más tranquilos.

La cuestión no es si Cataluña es una nación sin soberanía política, sino si el nacionalismo debe disponer del estatus de nación para llevar adelante sus fechorías. La cuestión no es si tal nación se reduce a una identidad cultural, a mera referencia del derecho a la diferencia étnico-lingüística. El problema no es siquiera el reconocimiento explícito de nación cultural, es la actitud del nacionalismo por instrumentarla para ser Estado. Al día siguiente de tal estatus, reanudarían la marcha hacia el reconocimiento de nación como sujeto jurídico soberano ¿O alguien lo duda? Estoy convencido de que Josep Borrell tampoco. Pero si no lo duda, ¿por qué lo apoya?

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Pilar García Jáuregui – El Conseller de Educación incendia la Comunidad Valenciana

Alicante está en llamas. Y no precisamente porque se hayan adelantado sus tradicionales fiestas de Hogueras de San Juan. Los alicantinos están que arden porque creen que el Conseller de Educación les ha engañado. Le acusan de alta traición: Marzà ha decidido que el español sea lengua proscrita en la escuela. Las manifestaciones por la libertad lingüística se suceden con una afluencia de participantes que va en aumento. Todo parece indicar que el descontento masivo hará perder votos a los socialistas mientras amenaza con hacer desaparecer del mapa político a Compromís en esta provincia.

Cuesta creer que la práctica de excluir el idioma común de las aulas, como ocurre en Cataluña, haya llegado también hasta aquí

Cuesta creer que la práctica de excluir el idioma común de las aulas, como ocurre en Cataluña, haya llegado también hasta aquí. Ante mi sorpresa, curioseo un poco a través de algunos profesores y maestros de Idiomas y Educación (la plataforma más activa contra el Decreto Marzá). La intensidad de su respuesta consigue apearme de las alturas de mi incredulidad. Una vez que tomo tierra, no me queda más remedio que adentrarme en un tema tan pegajoso como el chicle. Cuando crees que has acabado y lo enganchas, no hay manera de desprenderse de él.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – Democracia real, ¿se acuerdan?

La sociedad actual no es homogénea: ni ideológica, ni cultural, ni económicamente. Los vínculos que en otro tiempo sirvieron para crear grupos más o menos homogéneos (tribus, clanes, etnias, pueblos), basados en la identidad, han sido sustituidos por el único elemento posible hoy de integración social: la pertenencia a una comunidad política. Pertenecer a una comunidad política es un hecho ineludible, obra del azar, del que uno sólo puede desvincularse mediante un acto explícito y voluntario. No depende, por tanto, de ningún sentimiento ni de ninguna voluntad previa. Yo soy español pública, social y legalmente, y este hecho no depende de mi ideología, mi lengua, mi cultura o mi situación económica. Mi sentimiento de pertenencia puede ser fuerte, débil o nulo, pero esto no cambia para nada lo fundamental: el reconocimiento de mis derechos y obligaciones como miembro de la comunidad política llamada España. La forma que hoy adopta esta comunidad es la de un Estado democrático, del que es inseparable. Ser español es, por encima de todo, ser ciudadano de un Estado Democrático. La condición de ciudadano demócrata es, en consecuencia, el elemento común de todos los españoles.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Robles recuerda cuando Pujol habló de ética y juego limpio

El portavoz de CINC (Centro Izquierda Nacional), Antonio Robles, ha manifestado hoy que: “La historia acaba desenmascarando a todos los impostores: de “Això és una dona” se ha pasado a “Eso es una madre superiora.”

Antonio Robles: “Jordi Pujol nos insultó a todos desde el balcón de la Generalitat”

El dirigente socialdemócrata ha añadido, tras una reunión mantenida con miembros de su partido, que “Marta Ferrusola ha quedado a la altura de su propio marido, Jordi Pujol, cuando nos insultó a todos desde el balcón de la Generalitat con aquel impostado dramatismo para tapar la corrupción en Banca Catalana. Recordemos exactamente lo que dijo el expresident: A partir de ahora, cuando se hable de moral y de juego limpio, podremos hablar nosotros, pero no ellos.”

Enlace a la noticia

León Arsenal – Semilingües

Liquidado por fin el «aguirrismo» en Madrid, se airean las lacras que trajo: desde tramas de corrupción institucional a maleo de empresas públicas. Pero también debemos fijarnos en los daños causados en áreas tan vitales como sanidad y educación. Y hay que replantearse medidas presentadas en su día como progreso. La enseñanza bilingüe español-inglés, sin ir más lejos.

Cuando se anunció, muchos lo vimos positivo. Colegios públicos donde se enseñaría en español e inglés. ¿Cómo oponerse a tal avance? Pero, después, los docentes comenzaron a denunciar carencias y, con los años, aparecieron informes nada positivos al respecto.

Esta educación bilingüe tiene un efecto negativo sobre muchos alumnos madrileños. Aprenden mal las materias que estudian en inglés y, de paso, se empobrece su español. Aquí tenemos un estudio bastante reciente, por ejemplo, (enlace) de conclusiones demoledoras.

La cara negativa de esta enseñanza se ha escamoteado, a menudo ocultándola tras éxitos concretos, como los resultados en las evaluaciones PISA que obtienen los alumnos de Madrid.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

León Arsenal – Corrupción

En España, asociamos corrupción y política a que un cargo institucional o una organización (política, sindical, empresarial) se lucre a costa de las arcas públicas. Pero la palabra corrupción tiene unos cuantos significados más: pudrir, desvirtuar, deteriorar… y todos aplicables por igual al panorama político.

Corrupción política es también el último enjuague del Gobierno Nacional con el autonómico vasco en el asunto del Cupo. Para quien no lo sepa, las tres provincias vascas tienen un trato fiscal distinto del resto que, en la práctica, supone una especie de relación confederal con el resto de España en lo que a los dineros toca. Eso es el Concierto Fiscal y de ahí sale el Cupo, que es la cantidad que aporta la autonomía para «servicios comunes» como Defensa o Diplomacia.

A cambio del apoyo del PNV a los Presupuestos Generales, el PP ha pactado con ellos una rebaja sonada en la aportación del Cupo. Sus artífices lo presentan con un triunfo de la negociación democrática. Pero es lo que los anglosajones llaman Pork Barrel Politic. La política del cazo: tú me votas y yo te suelto dinero para tu cortijo electoral.

Estos chanchullos también son corrupción y pudren la moral pública

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Antonio Robles – El silencio de Cataluña

¿Qué ha de pasar para que la sociedad tome consciencia de la cristalización fascista de la sociedad catalana? Y tome medidas.

Una fiebre por la identidad se ha apoderado del pulso de España. Ya no es sólo Cataluña o Euskadi, todas las latitudes sacralizan campanarios, tradiciones y ritos en detrimento de la sociedad política ilustrada. Muñoz Molina da cuenta de la estupidez en Andalucía con impotencia en “Quieren tradición”.

La patología en Cataluña, sin embargo, ha entrado en fase peligrosa. De la exaltación inicial por lo propio, se ha pasado a la sacralización de la tribu. Ya no importa el derecho, ni la ley, ni el bien común, ni la libertad política si se oponen a lo propio. Sólo se admiten adhesiones inquebrantables al clan. Pocos se atreven a disentir, una atmósfera de miedo transparente se espesa día a día, y el silencio negado simula la cobardía. Incluso para denunciarlo se silencia el nombre de Cataluña. Por miedo. Una inmensa metáfora de la profundidad del mal. Voy a ello.

El pasado sábado, el notario Juan-José López Burniol escribía un artículo en La Vanguardia que define con exactitud inconsciente la sutiliza del miedo. Sólo una sociedad pervertida por las peores técnicas de propaganda política de los años treinta puede explicar las causas del silencio. Y es que el nacional catalanismo de hoy ha refinado sus acciones totalitarias mediante la perversión del lenguaje y la incorporación fraudulenta de valores democráticos que cada día desprecian

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Antonio Robles – España y bien común, o autonomías y cupo

Podrían ser compatibles, de hecho, los padres de la Constitución fundamentaron la España democrática del 78 sobre el actual modelo autonómico persuadidos de que era la fórmula adecuada para encajar la pluralidad cultural de las regiones de España, descentralizar la administración y disipar las inclinaciones nacionalistas de Cataluña y País Vasco de ruptura con España.

Pero después de casi 40 años los resultados están a la vista: aquellas autonomías por las cuales se fundó el Estado autonómico, lejos de integrarse, cada día encuentran un nuevo agravio para irse de España. Nadie duda de que inicialmente el invento cuajó y produjo mejoras evidentes, al menos para los partidarios de la descentralización. Pero después de 40 años… ¿el Estado autonómico ha logrado el fin para el que fue diseñado? A todas luces, no. Lejos de remitir las reivindicaciones territoriales, han aumentado. Lejos de aplacarlas con más cesiones, las han fortalecido; lejos de blindar el bien común, la igualdad de los españoles y la unidad de España se han debilitado y se deshilachan a ojos vista. La fórmula del apaciguamiento, la conllevancia y las mayores cesiones ha fracasado. En realidad, las mal llamadas comunidades históricas han aprovechado estas cuatro décadas para poner el sistema educativo, los medios de comunicación públicos y los presupuestos de sus territorios al servicio de la construcción nacional propia.

Para leer el resto del artículo haga click aquí

Santiago Trancón – Redefinir a la izquierda

El socioliberal Emmanuel Macron ha ganado la primera vuelta de las presidenciales en Francia. Vuelve con él el debate sobre la división entre izquierda y derecha. Muchos ya proclaman la desaparición de esta dicotomía, considerada anacrónica. No es la primera vez que se anuncia. Recordemos que el nacionalsocialismo, el fascismo y la Falange nacieron para acabar con las derechas y las izquierdas. Todos los populismos empiezan afirmando lo mismo. De Gaulle llegó al poder con un discurso parecido. Nada de extraño que Macron haya dicho: “Como el General de Gaulle, elijo lo mejor de la izquierda, lo mejor de la derecha e incluso lo mejor del centro”. El matiz está en que no pretende acabar con esas categorías, sino superarlas.

Macron es la cara amable de la derecha liberal

Tenemos que preguntarnos qué hay de nuevo en esta oferta política, en qué se diferencia de la tercera vía de Tony Blair o incluso de la tradicional socialdemocracia. Imposible saberlo. Podríamos decir que se trata de lo mismo, pero ahora definido desde la derecha. Macron es la cara amable de una derecha liberal, pertenece a las élites preocupadas por los populismos que amenazan la economía libre y la globalización del mercado. Necesita aparecer como no contaminado por los viejos poderes, hoy desacreditados, pero su trayectoria es indiscutiblemente de derechas. Su mensaje se asienta en los mismos principios e incluso repite mensajes que en nada se diferencian de los populismos de siempre: “Un hombre nuevo para una Francia en marcha”. En Marche! se llama su partido, que sustituye la ausencia de siglas definidoras por las iniciales del propio líder.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Antonio Robles, portavoz de CINC: “La corrupción se lleva el 3,5% de nuestro PIB”

¿Qué es CINC?

Somos un proyecto político español inscrito en junio de 2016 como partido político de ámbito nacional. Queremos ocupar el centro izquierda de España devolviendo a la izquierda moderada la preocupación y la estima por España y apuntalar la sociedad del bienestar hoy en peligro.

¿La socialdemocracia no la ocupa el PSOE?

Formalmente sí, pero muy desdibujada en la realidad. La socialdemocracia que universalizó los derechos sociales, como la seguridad social, el derecho a la educación pública, los seguros laborales, el trabajo digno y bien remunerado, la igualdad de la mujer etc, dentro de un Estado laico y democrático hoy está en peligro por dos causas: la crisis económica, y el abandono del PSOE de la defensa de la igualdad de los ciudadanos frente a los privilegios de los territorios.

Paradójicamente, un partido que nació para garantizar la igualdad frente al abuso de las rentas más altas, la deja en suspenso cuando éstas benefician a los territorios. Hoy el PSOE es una izquierda que carece de un proyecto nacional que defienda la igualdad y el bien común de los ciudadanos.

Esa falta de un proyecto nacional de la izquierda frente al nacionalismo ha provocado una agudización de las diferencias económicas, sociales, culturales y lingüísticas entre los españoles en función de dónde viven. Todo ello camuflado bajo el lenguaje ambiguo y tóxico que la izquierda ha tomado de los nacionalistas, y que ha dejado indefensos intelectualmente a muchos demócratas. Al no denunciar el carácter antidemocrático de los nacionalismos, se ha ido permitiendo una deslegitimación del sujeto de la soberanía nacional: el pueblo español; o sea, el conjunto de los ciudadanos.

Lee el resto de la entrevista haciendo click aquí

Antonio Robles – Con nocturnidad y alevosía

Choque de legitimidades, ley de transitoriedad jurídica, proceso de desconexión. Nunca un golpe de Estado institucional se había servido de tanta casquería lingüística para lograr sus fines con apariencia de legalidad.

Ayer la mayoría independentista del Parlamento de Cataluña se otorgó el derecho a pisotear la democracia en nombre de la democracia. Una falange de camisas negras puede ser menos educada, pero no más cínica y fascista. Porque estos cantamañanas del derecho a decidir por encima del derecho del resto de españoles sólo son eso, delincuentes crecidos con una alta autoestima.

Con estos abusos parlamentarios pretenden sacar adelante leyes de desconexión sin garantías jurídicas ni parlamentarias, llevadas en secreto y por el procedimiento de urgencia para que no puedan ser recurridas y debatidas por el resto de los grupos parlamentarios, que tienen derecho a ello según las normas del propio Parlamento. Pretenden ampararse en la astucia de la raposa para impedir la acción constitucional del Estado de Derecho al que deben su existencia. Todo es muy sucio y sin maldita gracia.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Santiago Trancón – Mucha cara B

Nuestra mente funciona mediante un mecanismo tan simple como eficaz: la oposición. El modo más rápido de definir algo es oponerlo a su contrario. El mejor símil es el de la moneda: todo tiene dos caras. A no es B. Opuestos, complementarios y excluyentes. El problema surge cuando descubrimos esa dualidad dentro de un ser que, por definición, debería tener una sola cara identificadora. Jano posee dos rostros, opuestos, pero se trata de un dios. Si viéramos por la calle a un tipo con dos caras reales, una de ellas ocupando el cogote, nos daría bastante pavor.

La realidad política empieza a producirnos el mismo espanto: descubrimos que muchos políticos tienen dos caras, que han vivido durante años con un rostro tan maquillado, tan esculpido, tan hormigonado, que nos ha parecido su única cara, la auténtica, mientras que otra, la real, se hacía milagrosamente invisible. Hemos convivido durante años con monstruos bicéfalos, bifrontes, bicípites, bífidos, bilocados. Tipos que despotricaban contra la corrupción mientras se enfangaban chapoteando como batracios en el lodazal de las comisiones, los sobres, los maletines, los paraísos fiscales, los pelotazos. Impunidad, descaro, cinismo de una desfachatez nauseabunda.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Antonio Robles – Dos varas de medir la corrupción

En estas últimas horas estamos asistiendo a la cristalización de la corrupción sociológica: dos hechos idénticos, dos focos de corrupción idénticos son percibidos de forma completamente diferente por los ciudadanos que los han sufrido. ¿En función de qué? Del territorio donde viven.

Sabemos y detestamos la nula predisposición de los partidos a enfrentarse a su propia corrupción. Hasta nos han acostumbrado a aceptarlo como si fuera una fatalidad. Pero que sociedades enteras consientan, encubran, justifiquen, incluso glorifiquen a sus propios saqueadores convierte la obscenidad en patología.

En los últimos tiempos algunos prebostes fundamentales de la construcción nacional de Cataluña, el juez extorsionador Pascual Estevill, nombrado vocal del Consejo General del Poder Judicial en 1994 por encargo de Jordi Pujol; el gestor de la cueva del Palau de la Música y sus 400 familias, Félix Millet; el mil veces consejero de los gobiernos de Pujol Macià Alavedra, o su mano derecha, Lluís Prenafeta, han confesado por fin que fueron unos chorizos redomados mientras ejercían su acción de gobierno. Da grima recordar cómo estos impresentables arremetían indignados en nombre de la cultura, la nación y la lengua catalanas cada vez que les recordábamos sus excesos en la construcción nacional.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Santiago Trancón – El Quijote, la izquierda y España

Ha dicho Ian Gilson que «el Quijote basta para justificar la existencia de España». Tuvieron que ser los críticos ingleses y alemanes quienes descubrieran en el siglo XVIII la grandeza literaria del Quijote y se interesaran por su autor. Gracias a su reconocimiento hoy es considerado el Quijote como la obra más importante de la historia y a Cervantes el escritor más admirado y universal. ¿Necesitaremos que vengan ahora de nuevo autores, historiadores y turistas a reconocer y a justificar la existencia de España?

Franco utilizó tanto la palabra España para encubrir su tiranía, la dejó tan contaminada de sotanas y brazos en alto, que todavía cuesta a algunos despojarla de ese lastre, esa grotesca caricatura. Pero después de cuarenta años de democracia, este fenómeno resulta muy extraño. Es como si los alemanes fueran incapaces de separar la imagen de Alemania de Hitler y el nazismo. Especialmente llamativo es que la izquierda haya asumido esa burda identificación entre España y el franquismo. Nada de esto habría sucedido sin el malintencionado y xenófobo empeño de los nacionalistas vascos y catalanes de acomplejar al resto de españoles arrojando sobre ellos la culpa, no ya de los cuarenta años de dictadura, sino de toda la historia de España, según ellos obra de canallas, fachas y palurdos.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí

Entrevista a Antonio Robles en ABC: «Es preciso que la izquierda ame de nuevo a su país y deje de estar acomplejada por ello»

Profesor, periodista, filósofo, activista y político. Entre otras cosas, Antonio Robles fue diputado autonómico de Cs y lideró UPyD en Cataluña. Ahora ha puesto en marcha, junto a otros, como Santiago Trancón (ex del PSOE) y Marita Rodríguez (expresidenta de la Asociación por la Tolerancia), una nueva formación política: Centro Izquierda Nacional (CINC). Este partido nació hace y preparan una gran presentación en público.

—¿Qué impulsó el nacimiento de CINC? ¿Cuáles son sus ideas?

—El impulso partió de la convicción del grave riesgo territorial que atraviesa España y de la desigualdad y la deslealtad provocada por los privilegios de algunos territorios. Una nación cuyas izquierdas se avergüenzan de su propio país, y se alían con los nacionalismos que la quieren quebrar, es un país en grave riesgo. Era preciso recuperar una izquierda moderada, capaz de decir lo que somos y cumplir lo que decimos, defender los derechos de todos los españoles, recuperar la lengua común de todos los españoles y asegurar los derechos sociales, empezando por blindar las pensiones. En ello estamos.

—¿Cuándo tienen previsto presentarse en público?

—Seguramente a finales de junio, aunque nuestra cosmovisión, para decir quiénes éramos y por qué nacimos, la hicimos pública en octubre pasado, y el décalogo «La España que nos une», con 13 principios básicos, lo hemos hecho público hace un mes. La presentación pública implicará nuestro compromiso con la candidatura a las próximas elecciones generales.

—Hace poco se presentó una plataforma política, liderada por Gorka Maneiro (UPyD), que no descarta conformarse como un partido político. ¿No cree que hay una sobre representación de partidos de izquierdas?

—Estábamos seguros, al poner en marcha CINC, hace ahora un año, que es imprescindible una izquierda moderada pero que, a la vez, sea beligerante con los nacionalismos y desacomplejada en la defensa de la nación. Y esa evidencia empieza a tener seguidores. Como es el caso de Gorka. CINC, sin embargo, no es el fruto de un manifiesto, ni una plataforma traspartidaria, es un partido de centro izquierda moderada, socialdemócrata, europeísta e ilustrada asentado en toda España.

Lee el resto de la entrevista haciendo click aquí

/ In noticia / By Antonio Robles / Comentarios desactivados en Entrevista a Antonio Robles en ABC: «Es preciso que la izquierda ame de nuevo a su país y deje de estar acomplejada por ello»

Santiago Trancón – Líderes mediáticos

Hace tiempo conocí al exlíder de un partido, hoy prácticamente extinto, que medía el valor de cualquier acción política por su «impacto mediático». De acuerdo con este principio, su principal preocupación era «salir en los medios», objetivo al que supeditaba toda su estrategia. Coincide esta opinión con la de muchos, así que me da pie y mano este ejemplo para reflexionar sobre los líderes mediáticos y la importancia de los asesores de imagen, que se han convertido en su guardia pretoriana.

Es ya lugar común decir que en política nada puede hacerse sin un buen líder mediático. Le he dado vueltas y revueltas a esta premisa y no he logrado llegar a conclusión alguna. Contra toda evidencia, no veo por lado alguno un modelo de líder al que poder asociar esos superpoderes mediáticos. Analicemos alguna de las cualidades o atributos que, supuestamente, debe poseer el líder mediático.

Lee el resto del artículo haciendo click aquí