Etiqueta: Golpe de Estado

Comunicado: Contra el golpe de Estado y el referéndum antidemocrático

Ante la gravísima situación creada por el golpe de Estado secesionista dado en el Parlamento catalán por quienes ni siquiera representan a la mitad de los votantes catalanes, el Centro Izquierda de España (dCIDE) quiere expresar su total rechazo a este intento de imponer a la sociedad catalana un régimen totalitario excepcional, de naturaleza fascista y dictatorial.

Encubierto bajo apariencia democrática, este golpe corrompe los más elementales principios de la democracia y subvierte todo el orden constitucional en que se basa nuestra convivencia.

Para consumar su propósito, los separatistas han ideado un referéndum con el que legitimar ante la opinión pública lo que no es más que un proceso de toma del poder mediante todos los medios: la coacción, el engaño, la mentira, la amenaza, el chantaje, el control totalitario de los medios de comunicación, el empleo de ingentes cantidades de dinero público, el lavado de cerebro de los niños y jóvenes a través de la educación y la enseñanza y, también, de modo cada vez más abierto, la violencia ejercida a través de organizaciones e instituciones, grupos estratégicos y todo tipo de asociaciones subvencionadas con el dinero de todos.

Para leer el resto del comunicado haga click aquí

Santiago Trancón – El estado del golpe de Estado

Los menos jóvenes tenemos en la cabeza el modelo Tejero de golpe de Estado: un acto de fuerza súbito, urdido mediante conspiraciones secretas, que trata de tomar el poder y subvertir el orden legal establecido. Si no triunfa, los cabecillas van a la cárcel, son condenados a largas penas o directamente ejecutados. Los golpistas asumen el riesgo, saben lo que se juegan. El otro modelo de golpe de Estado es el catalán, que se lleva a cabo desde las instituciones y que ejemplariza la imagen de Companys en el balcón de la plaza San Jaime proclamando el Estado Catalán en el 34.

Ambos modelos enfatizan el momento decisivo en que se expresa públicamente la voluntad de cambiar el orden legal establecido por otro que está por establecer y que se impondrá por la fuerza de los hechos. La diferencia está en que el modelo Tejero es abiertamente subversivo y no duda en usar la violencia para tomar el poder, mientras que el catalán parte de una toma previa de las instituciones y se presenta luego como la consecuencia natural de la voluntad del pueblo. No usa la violencia física, sino una violencia institucional, verbal, psicológica, de control de la opinión mediante la propaganda, la amenaza, la imposición, la detentación del poder.

Para leer el resto del artículo haga click aquí